Lecturas: “Los Maestros Cerveceros”

les_maitres_de_l_orge_08_1024x768Estos días he terminado de releer los cuatro tomos de “Los Maestros Cerveceros” (“Les Maîtres de LÓrge” en la versión original), un comic a cargo del siempre correcto guionista Van Hamme y el dibujante Vallés.
Debo confesar que esta relectura se me hacía necesaria, pero mis obligaciones de comentar media docena de comics al mes (antes que la cerveza fueron las viñetas) me impidieron estos últimos años volver a examinar esta obra publicada por Planeta en 2003. También debo confesar que he disfrutado de lo lindo con la historia. Hay veces que no hay nada mejor que un guionista franco-belga para contar una historia y Van Hamme, como ya me había demostrado en “Largo Winch”, “Thorgal” o “XIII”, es uno de los mejores ejemplos de narración lineal, investigación y artesanía.
A grandes rasgos podríamos decir que el guionista, alejándose de cualquier artificio, nos cuenta la historia de los Steenfort , propietarios de una pequeña cervecera de las Ardenas. Podríamos quedarnos ahí, aprovechando este marco para conocer la convulsa historia europea de los últimos 150 años, pero “Los Maestros Cerveceros” es de esas obras que tiene diversos niveles de lectura.
Los conocedores de nuestra bebida se encontrarán con nombres de personajes y estilos que han marcado la historia de la cerveza (Sedlmayer, Carlsberg, Emil Hansen, Groll, Von Linde, Busch, Hoegaarden,…) mientras que los profanos estarán ante un buen comic con raíces históricas.
Una tercera opción es tratar de averiguar en qué fábricas y momentos reales están basados los diferentes capítulos. Hablando sobre este tema con los colaboradores de Bar&Beer, me he encontrado con diferentes sugerencias sobre el origen de la levadura utilizada en la primera remesa de cerveza producida en la serie o quién es el gigante americano que intenta hacerse con el control de las fábricas europeas.
Como suele suceder en los casos de comics de éxito, “Les Maîtres de LÓrge” no se quedó simplemente en viñetas, sino que fue adaptado a la pequeña pantalla en dos miniseries de tres episodios a cargo del realizador televisivo Jean-Daniel Verhaeghe. Pero como suele suceder, valga la redundancia, la versión en viñetas es infinitamente superior.

Deja un comentario