Ceveceros muy ricos

tiogilito1Por mucho que critiquemos los programas del corazón y a esos chacineros que viven de las miserias de los demás, todos tenemos algo de cotilla.
Creo que en esta característica de la personalidad (mucho más que en la envidia) tienen su origen reportajes como el publicado en el Magazine de El Mundo del pasado domingo 6 de diciembre.
En “Los 100 más ricos de España”, el dominical del periódico de Pedro J., repasaba las mayores fortunas españolas con nombre, apellidos y número de ceros en su cuenta corriente.
No sorprendía encontrarse a alguien como Amancio Ortega encabezando la lista. Tampoco podían faltar apellidos como Botín, Koplowitz, Alcocer, Cortina o Lara entre la centena. Valoraciones aparte sobre la respetabilidad del origen de las fortunas, la realidad es que dentro del grupo de poderosos parecía existir una clara separación entre los que habían hecho dinero con la especulación y el ladrillo y los industriales-comerciantes a la vieja usanza.
Entre estos últimos nos encontramos tres nombres que tienen mucho que decir en la historia de la cerveza española. Juan Gervás Sanz y José A. Herráiz-Mahou, con un capital que ronda los 2.000 millones de euros, son los dueños de Mahou-San Miguel pero, según el reportaje, estas dos familias no se limitan a la conversión de cereales en líquido: “La estirpe de los Gervás organiza sus inversiones en las sociedades Gala y la británica IPL International, mientras que los Herráiz-Mahou las canaliza a través de la holandesa Enterprise Resource Planning y Las Tejoneras (…)”.
No muy lejos de Mahou se encuentra Damm, presidida por Demetrio Carceller Arce, que con unos 1.700 millones de euros, también es consejero de Gas Natural y socio mayoritario de la petrolera tinerfeña Disa, a través de la cual tiene inversiones en gasolineras y construcción.
Con estos datos está claro que aquellos que hablan de romanticismo en el mundo de la cerveza deben hacer otra separación: Cerveceros industriales y cerveceros artesanales. Ninguna categoría es mejor que la otra, pero los conceptos son diferentes.

Los comentarios están cerrados.