Cervezas: Innovación en Navidad

estrellanavidad2009Si hace unas semanas os contaba que una de mis referencias cerveceras en Navidad es la Winter Welcome de Samuel Smith, desde hace unos años hay otro producto que le hace compañía, aunque lamentablemente no sea en la barra de mi pub favorito.
La cervecera gallega Hijos de Rivera siempre ha destacado por una creatividad que en muchos aspectos supera a la de sus competidores más grandes (estamos hablando de una fábrica de menos de 1 millón de hectolitros). Ahí está su “cerveza de bodega”, un producto que se envía a cervecerías que la sirven directamente de tanques, o la plantación de lúpulo que visitamos hace unas semanas y que protagoniza un artículo de nuestro próximo número, que sale a la venta hoy.
Desde 2006, ese lúpulo gallego se destina exclusivamente a la producción de la Estrella de Navidad, una cerveza creada para estas fechas modificando ligeramente la receta de la Estrella Galicia de todos los días.
En los primeros años de la existencia de este producto, la gran novedad vino del uso exclusivo de malta de cebada. Aún sin perder el inconfundible perfil de Estrella y su amargor característico (es una de las cervezas más lupulizadas de España), la ausencia de maíz la convertía en una cerveza mucho más centroeuropea.
Desgraciadamente, no conservo notas de cata de la Estrella de Navidad anteriores al uso del lúpulo gallego, pero sí desde entonces, y todos los años he notado ligeras variaciones, algo que, por otra parte, era esperable.
La de este año me ha parecido mucho más ligera y amarga, recordándome más a las mejores Premium Pils alemanas de la región del Rhur que a sus hermanas checas o bávaras. Como habrán intuido, estas propiedades la convierten en una excelente cerveza de aperitivo.
Estas características, aún pendientes de matizar en posteriores catas, no son las únicas variaciones de un producto que continúa comercializándose en packs de seis en cadenas de alimentación. Envasada en una botella con etiquetas adhesivas transparentes numeradas, imitando a los viejos serigrafiados, la gran novedad es su sistema de apertura.
La clásica chapa ha dejado paso al Maxi Crown, un tapón de metal con anilla plástica que abre la botella con mucha facilidad. , sistema que la empresa gallega ha comenzado a utilizar en su agua Cabreiroá.
No tengo dudas de que me gusta Estrella de Navidad. Incluso quizás sea la cerveza más redonda de la fábrica coruñesa. Lo que no tengo tan claro es que me convenza su sistema de apertura.
Pero claro, como dice alguno de mis colegas, en otros tiempos yo pediría la excomunión de los que se aventurasen a dejar el tapón de corcho. La edad lo convierte a uno en un conservador (si antes ya no lo era).

Los comentarios están cerrados.