Catas a ciegas y reinterpretación de estilos

 

 

barbeer_cata11 

 

Hace un par de semanas, dentro de nuestro programa Master Class, dirigimos una cata realmente interesante. Ya fuese por la concepción de la misma, o por los resultados que extrajimos, la verdad es que la experiencia daría para escribir un artículo en Bar&Beer.

Tal como os comenté en un post anterior, tras la Master Class de Ponteviño se nos acercó bastante gente. Entre ellos, dos nuevos cerveceros artesanales que querían conocer nuestra opinión sobre sus productos.

“Ningún problema. Enviadme muestras y os daré mi opinión”, les dije.

Pero su propuesta fue diferente. Querían que dirigiese una cata a ciegas de sus productos mezclados con los de otros elaboradores artesanales. Además, los asistentes serían consumidores, sumilleres y amigos de los cerveceros que dirían lo que pensaban sin tapujos.

Debo decir que la idea me sedujo al instante. Sería divertido valorar las cervezas sin saber quién era el productor, contando además con una muestra de público no estrictamente cervecero. De las cervezas que íbamos a probar sólo sabía que la mayoría correspondían a micros catalanas y a alguna gallega.

Tras la consabida explicación de los puntos a valorar y puntuar nos lanzamos a ello. El resultado fue bastante unánime. Todos coincidieron en calificar positivamente las mismas cervezas.

No dudo, que el que dirige la cata siempre tiene una influencia, pero de eso se tata en parte. No diré aquí los que salieron peor parados, pero en esta ocasión las valoraciones más altas fueron para las cervezas de Les Clandestines y Bleder. Nuestros anfitriones, aún sin contar con un respaldo mayoritario, recibieron el premio de alguien que va por buen camino.

Por mi parte, además del placer que me causa conocer productos en su nacimiento, me llevé a casa una reflexión. ¿Conocen los nuevos cerveceros los estilos clásicos?

Lamentablemente, creo que no.

En todos los años que llevo dedicado a esto de la cerveza he visto bastantes brewpubs y microcervecerías. En la mayoría de ellas me he encontrado el llamado “fenómeno argentino”.

Me explico. Cuando Michael Jackson viajó a la Patagonia a conocer la escena micro local, se encontró que algunos de los productores estaban elaborando estilos que nunca habían probado. Cervezas que sólo conocían por la descripción que él había hecho en sus libros.

Con este punto de partida, está muy claro que alguien que jamás ha probado una Scotch Ale no puede producir una Scotch Ale siguiendo los cánones clásicos.

“Pero sí puede reinterpretar el estilo”, me dirán algunos.

Para responderles me quedo con una de las máximas de la cocina actual: Para reinterpretar un plato clásico, primero hay que saber hacer muy bien el plato clásico.

Seguro que este tema dará mucho que hablar. Espero vuestros comentarios.

Los comentarios están cerrados.