Archivo de Junio de 2009

Bamberg, cervezas ahumadas en un entorno de cuento

Martes, 16 de Junio de 2009

baviera_bamberg1

La gente de In de Wildeman de Ámsterdam adora Bamberg y transmite esa pasión a todos sus clientes. Como no nos atrevemos a llevarle la contraria al mejor bruin café del mundo, y nos encantan las cervezas ahumadas, aquí estamos.

De noche o de día Bamberg es precioso. Bellísimas casas que sirven de marco a su ayuntamiento en medio de un caudaloso río. Decenas de buenos locales un número de cervecerías per cápita muy difícil de superar. Ya os contaré mas…

Baviera: Arquitectura industrial y campos de lúpulo

Lunes, 15 de Junio de 2009

baviera_augustin1

Mucha gente viaja por el mundo visitando iglesias, museos o parques de atracciones. Pocos la hacen en la búsqueda de muestras de arquitectura industrial. Si no lo habéis probado, os lo recomiendo. Seguro que en vuestra ciudad encontraréis restos de grandes fábricas de principios de siglo que merecerían un indulto frente a la especulación inmobiliaria.

Las mejores muestras de estas construcciones aplicadas a la industria de la bebida las habíamos encontrado hasta ahora en Brooklyn y Dublín. Cervecerías y destilerías que no producían nada desde hacía por lo menos 50 años.

Alemania parece querer sus edificios industriales algo más. Ya fuese por los daños que sufrieron la mayoría de ellos en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, o por una clara vocación conservacionista, el hecho es que es posible encontrar bellos ejemplo de edificaciones de ladrillo

Dejamos Munich sonrojados. Reconozco mi culpa por nunca haberle prestado la debida atención a Augustiner. Puede que su Helles no se mi favorita, pero su vieja fábrica si lo es. Imponente, bien cuidada y orgullosa. ¡Larga vida a esta catedral del mundo de la cerveza! Los peregrinos pueden pasar por su cervecería (en una de las esquinas) o por su gran biergarten (al otro lado de las vías del tren).

Con el buen sabor de boca dejado por Augustiner partimos de camino a la tierra de las cervezas ahumadas. En la ruta, interminables extensiones de campos de lúpulo en diferentes estados de crecimientos. ¿Extracto? Parece que los buenos cerveceros bávaros no tienen porque conocer este término.

13/06/09 Castillos de reyes locos y monasterios masivizados

Domingo, 14 de Junio de 2009

baviera_andechs

Dicen que fue tachado de loco por lo que supuso para las finanzas de Baviera, pero la realidad es que la obra de Luis II ha dado enormes sumas de dinero a Alemania y sigue siendo una de las atracciones más visitadas de todo el país.

De camino a Neuschwanstein es fácil encontrarse buenos locales, la mayoría de ellos con las cervezas que bajo el sello König Ludwig produce el príncipe Luitpold de la casa Wittelsbach o con las especialidades de Aktienbrauerei. La visita merece la pena, y  las cervezas también.

El recorrido por esta parte de Baviera nos remite a las maquetas de trenes que conocemos. Pueblos de ensueño con casas de cuento y entornos agrícolas de lujo.

La siguiente parada nos trae una sorpresa. El monasterio de Andechs ha cambiado drásticamente.

Los que no hayan pasado por el lugar en los últimos diez años no lo conocerán. Miles de personas se agolpan pidiendo sus codillos asados (sin duda, algunos de los mejores del mundo) o sus magníficas cervezas con elevado contenido de malta.

Puede que se haya masivizado y que la fábrica no sea de las más cuidadas de Baviera, pero tanto el lugar como probar sus productos in situ hacen imprescindible el paseo.

12/06/09 Mercado, brewpubs y fábricas de pasado religioso

Domingo, 14 de Junio de 2009

baviera_paulanerEl Viktualienmarkt es todo un espectáculo los viernes. En este espacio al aire libre se juntan clientes de toda la vida comprando productos de altísima calidad (impresionantes aceitunas), con los turistas que, tras el curioseo de rigor, se detienen en alguno de los puestos a comer una salchicha blanca con una weissbier.

Esto era así hasta hace unos años. En el último lustro han florecido alrededor del mercado nuevos bares y restaurantes. Algunos, con un único fin turístico, pero otros, con bastante personalidad.

Tanta aglomeración de gente nos ha dado sed. Para apagarla, un largo paseo hasta el otro lado del río. El local de Unions-Bräu, en la calle que recuerda a Einstein, es todo lo que buscamos y apreciamos en una taberna. Enorme personalidad, buenas cervezas caseras, una carta correcta, y un biergarten tranquilo.

Quizás más imponente por fuera que la Unions-Bräu, la Hofbräukeller no se corresponde a los elogios que algunos autores han vertido sobre ella. Sí, es cierto que es muy grande y tiene un enorme jardín, pero le faltan el resto de valores que nosotros apreciamos.

Continuando la orilla del río llegamos a la fábrica de Paulaner. Visita realmente agradable con una degustación de Hacker-Pschorr Kellerbier sin filtrar. En Paulaner, al igual que en Spaten, las cosas no han cambiado mucho desde que un gigante la ha comprado. Afortunadamente, Heineken también parece actuar en Munich siguiendo la misma política que su rival AB InBev.

Es turno para otro brewpub, y lo que nos hemos encontrado ha superado todas las expectativas. La Paulaner Bräuhaus es de esos lugares que deberían figurar en la guía de cualquier aficionado a la cerveza. El magnífico equipo de cobre, detrás de la barra, produce un par de cervezas muy interesantes que se sirven en grandes salas y en un enorme biergarten.

Otro local que no debería faltar es el Löwenbräukeller. A pocos metros de la histórica fábrica del león, las calderas de ésta inundan del delicioso aroma a malta remojada toda la Nymphenburgerstrasse, invitando a pedir una Helles de la casa –especialmente si se está en su gran biergarten-, su nueva Urtyp o la Doppelbock Triumphator. La comida, dentro del estilo bávaro, es de la mejor que se puede encontrar en la ciudad. Si tuviésemos que ponerle un pero, sería algo aplicable a muchas de las tabernas de la ciudad: la falta de variedad en las cervezas en barril.

Sorprende, que mientras Salvator, Triumphator o Franziskaner Dunkel están disponibles en grifo en muchos mercados de exportación, son inencontrables en este formato en Munich. No hay que olvidar que en la Schneider Haus, hasta hace poco más de una década, sólo se servían cervezas en botella.

11/06/09 Segundo día en Baviera, por museos, tabernas y fábricas con pala

Domingo, 14 de Junio de 2009

baviera_spaten

Continuamos en Munich. Parece que Baviera continúa siendo católica. En el día de Corpus Cristi todo está cerrado con la excepción de las tabernas y los museos. Como en Munich no falta ninguna de las dos cosas, aprovechamos el tiempo.

Alguien me había dicho que el Deutches Museum era como un gran álbum de Tintin. Millones de objetos que el saber germano ha legado al mundo. Ingeniería, invención y, sobre todo, mucho talento que podría echar por tierra ese absurdo estereotipo que nos habla de “cabezas cuadradas”.

Tras una saturación de conocimiento (los apasionados de la historia de la Segunda Guerra Mundial saldrán con la boca abierta tras ver el Ju-52 o los Messerschmitt Bf -109 y 262) hacemos nuestra peregrinación por los locales de hoy. Le ha tocado a Ayingers Speis und Trank, que muchos sólo recomiendan como lugar de espera para entrar en una abarrotada Höfbrauhaus pero que es mucho más. No menos recomendable resulta la Spatenhaus frente a la ópera, o el local que Andechs tiene a la sombra de la catedral.

Nos encontramos con un salón del comic en el bello Ayuntamiento Viejo (que también acoge el museo del juguete), destacando la entrañable exposición dedicada a los 75 años del Pato Donald y las amplias muestras de trabajos de autores alemanes.

Volviendo a la cerveza, con un par de bolsas llenas de viñetas, hacemos un parada en Zum Franziskaner y en Bayerischer Donisl, los dos en la línea de “pérdida de autenticidad” o “excesiva modernidad”. La sorpresa del día la hemos tenido en la cena. Tras una visita a la fábrica de Spaten (en la que parece que AB InBev ha decidido aplicar la política de “si las cosas están bien, déjalas como están”) nos topamos con una acogedora y auténtica Bräustüberl Zum Spaten, la taberna que frecuentan los trabajadores de la fábrica de la pala.

10/06/09 Primer día en Baviera

Domingo, 14 de Junio de 2009

baviera_augustin

Nos reencontramos con Munich, la capital de Baviera, después de cuatro años para preparar un artículo sobre los mejores locales en los que beber las marcas clásicas del lugar.

Por esta ciudad, que vio los inicios del nazismo y padeció unos duros bombardeos en la Segunda Guerra Mundial, parece que no pasa el tiempo.

Nuestros puntos de referencia continúan en los mismos sitios. En sus cervezas continúa dominando la malta y su gastronomía no ha dejado de ser contundente.

Uno de esos lugares que esperemos que nunca deje nuestra lista de favoritos es la Schneider Haus (o Weisses Bräuhaus). Nos la encontramos tan acogedora como siempre, e incluso mejor. La última reforma ha hecho desaparecer las horribles máquinas automáticas en las que servían sus magníficas cervezas. Ahora puede verse al fondo una barra de servicio con grifos como mandan los cánones.

Otra que no ha cambiado es la Höfbrauhaus. Turística, inmensa y predecible, pero con una de las mejores Helles que ofrece la ciudad.

Este primer día también nos hemos dejado caer por la cervecería que Augustiner tiene en la Neuhausserstrasse. En este mundo globalizado, Augustiner, una de las fábricas históricas de Munich, es el ejemplo de lo que nunca debería desaparecer.

Redescubriendo la Ice Cider, el Ice Wine y el Champagne

Viernes, 5 de Junio de 2009

barbeer_icecider2

El pasado lunes nos reencontramos con tres de los mejores productos que hemos probado en los últimos años. 

Hablar del Champagne de la Maison Gosset es hablar de un concepto muy alejado de lo que se estila por aquí, especialmente en el caso de su Grand Rosé. Aún complejísimos, el Excellence Brut y el Grande Reserve podrían ser asimilados por cualquier paladar acostumbrado a los Champagnes más comerciales, pero el Grand Rosé es un tema aparte. Olvídaos de lo que hayáis probado hasta ahora  y pensad en un vino repleto de notas a frambuesa, grosella, canela y casis… Todavía tengo esos sabores en mi cabeza. Ahora sólo me queda probarlo con algún acompañamiento gastronómico.

Y hablando de acompañamientos gastronómicos, el sumiller que dirigió la cata (¡Ah! se me había olvidado deciros que se trataba de una cata), recomendó combinar las dos siguientes bebidas con patés. Si atreverme a contradecir a José Alfredo Godoy -tipo encantador, alejado de ese aire etéreo que rodea a muchos sumillers que conozco-, diría que, tanto el vino de hielo como la más reciente sidra de hielo, parece encajar con cualquier plato y seguramente nadie protestaría si tuviese que tomarlos solos.

Godoy convenció -a los que todavía no lo estaban- de que estas dos bebidas producidas con uvas y manzanas congeladas en Canadá tiene una justa fama, y que  los que las tachan de inventos snobs lo hacen por ignorancia. En pocos momentos he escuchado tantas exclamaciones de sorpresa y carcajadas de felicidad que cuando alguien descubre estos productos. Ya sabéis, permitios un capricho con alguna botella de Jackson Triggs o de Neige Ice Cider (los dos con una excelente relación calidad-precio), y seguro que no olvidaréis ese día.