Archivo de Mayo de 2009

Diez años

Viernes, 29 de Mayo de 2009

tarta1Pues eso. Esta semana cumplimos diez años. Hoy no se me ocurre qué decir por lo que voy poner la editorial que escribí por aquel entonces:

“Por fin ha salido. Después de más de un año haciendo pruebas y tanteando el mercado nos hemos decidido a lanzar una publicación gratuita que recoja todas las facetas de la cerveza y el bar.

Si, aunque en los primeros números Bar&Beer esté centrado en todo lo relacionado con la cerveza, en futuros números trataremos más temas que tengan que ver con lo que pasa dentro de la barra. Se comentarán otras bebidas, quejas generales de los clientes (tanto de locales como de los propios hosteleros), aspectos legales… en fin, todo eso que interesa al profesional y que afecta directa o inderectamente al público.

En este primer número nos hemos marcado un objetivo: la accesibilidad. De nada serviría ponernos a hablar de características técnicas sobre la fabricación de cerveza si antes no conocemos con que materiales se hace. Probablemente, alguno verá expuestas en estas páginas cosas que ya sabe de sobra, pero hay mucha otra gente que no las conoce y creemos que es a este público al que nos dirigimos mayoritariamente. Queremos hacer cultura cervecera y eso sólo se consigue atrayendo al gran público que desconoce la cerveza o al que comienza a apreciar sus maravillosas cualidades pero se pierde entre tantos estilos y marcas.  

Por eso aquí no nos interesan gurús ni enteradillos, queremos gente con ganas e interés en mostrar lo que sabe sin prepotencia; como creemos que nosotros no pretenecemos a ese grupo, asumimos desde el principio nuestros errores. Somos aficionados, no expertos, por eso aún desconocemos la mayoría de los rincones de este apasionante mundo.

Si contamos con el apoyo de cerveceros y lectores podremos seguir aprendiendo todos juntos  y poner en práctica otras ideas que nos rondan la cabeza desde hace mucho tiempo. Pero el principio no está mal, por fin la CULTURA del bar tiene su órgano de expresión, que no todo va a ser política y fútbol”.

Personajes y publicaciones

Lunes, 25 de Mayo de 2009

cervezas_mauroentrialgo4

Uno de los mayores placeres que produce dirigir una publicación es visitar lugares de difícil acceso público y conocer a personajes que para ti tienen un significado especial. El goce aumenta cuando es alguien a quien admiras y al que finalmente consigues enrolar en tu revista.

Fuera del mundo de las bebidas, Mauro Entrialgo fue la primera víctima en caer en nuestras redes. No voy a enumerar aquí las virtudes de uno de los autores de comic más prolíficos del panorama español. En la red encontareis numerosos artículos en los que se elogia su lucidez a la hora de retratar en viñetas la sociedad actual o la amplitud de registros de su obra. Sólo os diré que pocos de sus colegas pasarían la prueba de tener que crear guiones para un tira -una de las estructuras narrativas más complicadas y rígidas que existen- con la limitación de la temática cervecera. Por si no fuera poco, Mauro tiene una de las agendas más completas que he visto, y a pesar de  su última reducción de colaboraciones continúa entregando sus dibujos con puntualidad en cada número. Desconozco si esta continuidad se debe a su profesionalidad o al reto que le supone mantener una serie tan “curiosa”, pero la realidad es que somos muchos los que nos alegramos de que “Cervezas” continúe en Bar&Beer.

Actividades de bar (1ª parte)

Jueves, 21 de Mayo de 2009

 

Los títeres de O Escondidiño

 

 

 

¿Bar tranquilo o con actividades? Difícil respuesta.

Corro el riesgo de repetirme demasiado en este blog al hacerme eco en los últimos posts de críticas-sugerencias-protestas clásicas que afectan a los bares y pubs, pero ya tendremos tiempo a comentar otros temas.

El hecho es que hace un par de días me desplacé a Redondela -una pequeña villa cercana a Vigo- aprovechando dos felices casualidades. A Tenda de Candelaria, un local con gran personalidad, propiedad de un auténtico amante de la cerveza, había incorporado a su carta un buen número de productos de fábricas independientes americanas. Su café hermano, O Escondidiño, conocido en esta parte de la provincia por sus tartas y licores caseros, exponía las obras presentadas en su concurso de títeres.

¿Concurso de títeres? Sí, tiene explicación. En estos días se celebra en la llamada villa de los viaductos (así conocida por el número de pasos elevados ferroviarios que atraviesan Redondela) la décima edición de su festival de marionetas, uno de los más importantes del mundo.

Pues bien, la gente de A Tenda de Candelaria y O Escondidiño  siempre ha demostrado que con imaginación y voluntad se pueden superar momentos difíciles.

Me imagino que vender cervezas importadas en una localidad así no debe ser nada fácil, pero en casi una década A Tenda de Candelaria se ha convertido en el referente de esta bebida en la tierra de nadie que separa Vigo de Pontevedra.

Sin duda, a ello contribuyen las horas que Marcos pasa preparando pinchos en la minúscula cocina de su diminuto local. También contribuye que transmita un gran cariño por la cerveza y que siempre haya estado dispuesto a incorporar sabores llegados de todo el mundo (más de una vez le he preparado rutas cerveceras por diferentes países, algo que para mí es la mejor prueba del interés por lo que se vende).

Ya fuese a consecuencia del placer que me proporcionaron la clásica Anchor Steam Beer, la Liberty Ale (ambas de Anchor de San Francisco) o la maravillosa Real Ale 1698 de Shepherd Neame, el hecho es que comencé a hacer una de mis famosas listas: locales que conozco en los que se organizan actividades.

El tema da para mucho. Ya lo veréis.

Pizarras y generalizaciones

Lunes, 18 de Mayo de 2009

pizarra1En la sección de cartas del último número de Bar&Beer, un lector ha levantado una curiosa polémica que ha tenido cierta repercusión entre mis conocidos hosteleros. El tema es la deficiente forma en la que muchos de ellos escriben en las pizarras en las que anuncian menús, promociones especiales, o fiestas.

Este malestar surgió de una carta anterior de Tomás Fontán, que se hacía eco de lo que muchos clientes de bares y cervecerías piensan: ¿por qué en el Reino Unido, Irlanda o Estados Unidos –países en los que esta forma de información es muy usada- las pizarras tienen tan buena presentación y aquí son generalmente tan malas?

Como os decía, hace unos días, en uno de los locales que frecuento habitualmente, me puntualizaron que el lector que había enviado la carta generalizaba, algo que a juicio de muchos de los hosteleros hacemos casi todos los clientes. El hostelero en cuestión me invitó a hacer un repaso por los locales que conocía y puntuar sus pizarras. En un rápido inventario mental pronto fui consciente de que pocos de ellos usaban pizarra. De los que sí la usaban, aproximadamente un 75% su escritura era clara y muy digna.

“A ver. Ahora dime cuáles son las que más te han llamado la atención por lo mal que están”, me preguntó.

La verdad es que se trataba de establecimientos que conozco sólo de pasada o que en general me parecen tan poco recomendables que nunca los frecuentaría.

“Seguramente en esos sitios tampoco tomarías una cerveza y el baño y la cocina no pasarían un control de sanidad. ¡Vaya manía de meternos a todos en el mismo saco! ”, puntualizó. ¡Lo fácil que es generalizar!

Anillos de compromiso, o (por fin) jarras propias en Bavaria

Martes, 12 de Mayo de 2009

pintasSeguramente algún día os hablaré de lo que ha representado la Cervecería Bavaria en nuestras vidas. Hoy sólo os diré que en ningún lugar hemos vivido momentos tan reseñables (excepcionalmente buenos y desgraciadamente  muy, muy, muy malos) como en esta cervecería viguesa con más de una década en sus espaldas.

Podemos presumir de pertenecer a ese  irreductible grupo de clientes fieles desde su apertura, pero nos faltaba firmar el compromiso. En Bavaria, probablemente, uno de los ritos iniciáticos más importantes sea poseer jarra propia. Estoy casi seguro de que el derecho nos lo ganamos hace más de un lustro (al mismo tiempo que el privilegio de tener mesa propia), pero nosotros le concedimos al orgullo de tener un gancho con nuestros nombres una importancia capital.

Tras recorrer las cervecerías de medio mundo comprobamos como en aquellos lugares que realmente tenían personalidad, los parroquianos usaban un recipiente propio. El irrepetible In de Wildeman de Ámsterdam o el orgulloso U Pinkasu de Praga (los dos con mueble con candado para las jarras) serían probablemente los ejemplos que más nos han impactado.

Consumidores habituales como somos  de la Ale de la casa, la única opción posible era una clásica pewter tankard (jarra de metal) con capacidad para una pinta. La búsqueda por el Reino Unido del pasado verano se mostró infructuosa. Sí, en York encontramos alguna que nos convencía, pero la aleación usada se nos antojaba demasiado ligera y carente de la prestancia necesaria.

La persecución culminó hace unas semanas en Irlanda. Nuestras recién estrenadas tankards (bautizadas con la versión de exportación de esa maravilla de Ale lupulizada con Cascade que es Canterbury Jack, de Shepherd Neame) nacieron en la factoría de Mulligar, un pequeño taller de fundición abierto en 1974 en el que se recupera una tradición irlandesa con más de 800 años de antiguedad.

Mulligar Pewter presenta  cada uno de sus productos como el trabajo de irlandeses que han recibido la formación para forjar piezas de metal. Nosotros, que creemos en un mundo sin fronteras -pero con idiosincrasias y productos regionales- brindaremos por ellos cada vez que usemos sus obras. Lo hacemos en nuestro local favorito con la cerveza que en este momento más placer nos causa.

Sushi y cerveza

Sábado, 9 de Mayo de 2009

sushi

 

 

Muchos viernes cenamos sushi en casa (tenemos la suerte de contar cerca con un magnífico shusi bar con servicio a domicilio), y casi siempre lo acompañamos con diferentes cervezas. Ayer le tocó a la Dead Guy Ale de Rogue, la microcervecería de Oregón. Mientras valorábamos la combinación de esta seca Ale americana con me acordé que hace unos años alguien había preguntado en Beeradvocate, esa magnífica página-revista-concepto creada en Estados Unidos por los hermanos Alström, cuál era la mejor cerveza para tomar con sushi.

Lo más fácil sería responder que cualquiera que no figure en las cartas de los restaurantes japoneses. Asahi, Kirin o Sapporo son Lagers suaves de gran consumo que aportarán muy poco al sushi o al sashimi elaborado con las mejores materias primas.

Las microcervecerías japonesas producen excelente cervezas, pero son prácticamente inencontrables en Europa, por lo que no nos quedará más remedio que buscar otras opciones. Aunque Garrett Oliver, maestro cervecero de la Brooklyn Brewery y gran especialista en la combinación de comida y cerveza (su “The Brewmaster’s Table” es imprescinidible para los que estén interesados en este tema), recomieda Weissbier y Kölsch con los platos japoneses, yo optaría siempre por una Porter o una Stout con carácter.

Sea fruto de la publicidad de Guinness o de la sabiduría popular, la realidad es que mariscos cocidos y pescados crudos combinan armoniosamente con la malta carbonizada. En el caso de la Porter (en este momento os recomendaría la que produce Anchor de San Francisco o Samuel Smith’s de Tadcaster) el resultado con la salsa de soja y wasabi nunca decepciona.

Wine Meeting: Un lobo en un rebaño de ovejas

Miércoles, 6 de Mayo de 2009

lobo_ovejaEste lunes hemos impartido una Masterclass dentro del certamen Ponteviño, un evento organizado por la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería de Pontevedra.

Como habréis supuesto –aunque no seáis gallegohablantes- Ponteviño está dedicado al vino. Entonces, ¿qué cabida tenía allí la cerveza? La misma pregunta hice yo cuando nos propusieron participar. Bien es cierto que en esa jornada (bautizada como wine meeting, para más inri) también había una cata de aceites, pero la cerveza parecía no pintar mucho y tuve en todo momento la sensación de ser un lobo en un rebaño de ovejas o un zorro en un gallinero.

No me interpretéis mal. Los asistentes a la cata, pese a ser la última de la jornada y tener a sus espaldas el cansancio de todo un día, fueron extremadamente participativos. Hubo preguntas muy inteligentes sobre fabricación, historia, percepciones sensoriales…, demostrando que muchos de los que se sienten pasión por el vino, están interesados en cualquier producto gastronómico de calidad.

En la charla que mantuvimos una vez finalizada la cata conocimos a periodistas y hosteleros, todos ellos profesionales interesantes que nos dejaron un regusto agradable en un evento organizado de una forma muy profesional.

Ponteviño también me sirvió para enterarme de nuevos proyectos cerveceros que se preparan en Galicia de los que os informaré en los próximos meses, pero sobre todo me sirvió para saber que lobos y corderos podemos convivir en armonía y aprender unos de otros.

Franciscan Well, el brewpub de Cork en el que recuperé la fe

Domingo, 3 de Mayo de 2009

irlanda_franciscanwellEn la mayoría de los casos, los brewpubs europeos de nueva generación nos han decepcionado. Ya sea por una interpretación excesivamente comercial de los estilos, una concepción del negocio con la única intención del consumo masivo o simplemente la comercialización de cervezas deficientes, nos ha llevado a ser escépticos ante cualquiera de estos locales.

Ya tendremos tiempo en este blog, o en las páginas de Bar&Beer, de comentar detenidamente lo que nos hemos encontrado en Irlanda, pero en resumen puedo deciros que he vuelto a creer. Las buenas experiencias en Dublín se han repetido en Cork. La Franciscan Well Brewery figura a partir de ahora en nuestros puntos de referencia globales, y productos como Rebel Red o su Pale Ale de hondas raíces americanas, entre algunas de las mejores cervezas que hemos probado en los últimos tiempos.